• Rodrigo Prieto

Los 5 niveles de Madurez BIM

La Capacidad BIM es la aptitud básica para realizar una tarea o prestar un servicio / producto BIM. Las etapas de Capacidad BIM (o Etapas BIM) definen los requisitos BIM mínimos – los principales hitos que un equipo o una organización debe alcanzar durante la implementación de las tecnologías y los conceptos BIM

El término ‘Madurez BIM’ se refiere a la calidad, a la “repetibilidad” y a los niveles de excelencia de los servicios BIM. En otras palabras, la Madurez BIM es la aptitud más avanzada para sobresalir en la realización de una tarea o prestación de un servicio / ejecución de un producto BIM. Si no se miden estas cualidades, no hay manera de diferenciar entre las aptitudes ‘reales’ para prestar servicios BIM.


Este tiene cinco Niveles de Madurez distintos:


(a) Inicial / Ad–hoc,

(b) Definido,

(c) Gestionado,

(d) Integrado y

(e) Optimizado.


En general, la progresión desde los niveles más bajos de Madurez BIM a los niveles más altos indica (i) un mejor control a través de minimizar las variaciones entre objetivos y resultados reales, (ii) unas mejores predictibilidad y previsión al reducir la variabilidad de competencia, rendimiento y costes y (iii) mayor eficacia en la consecución de los objetivos definidos y en el establecimiento de unos nuevos más ambiciosos [3 y 4]. La Figura 2 siguiente resume visualmente los cinco Niveles de Madurez o “mesetas evolutivas” [5] seguida de una breve descripción de cada nivel:

Nivel a de Madurez (Inicial o Ad-hoc): la implementación del BIM se caracteriza por la ausencia de una estrategia global y por una escasez significativa de procesos y políticas definidas. Se han instalado herramientas BIM de una forma no sistemática y sin las investigaciones y preparaciones previas adecuadas. La adopción del BIM se logra parcialmente gracias a los heroicos esfuerzos de campeones individuales – un proceso que adolece del apoyo activo y consciente de los cargos intermedios y directivos. La capacidad de colaboración (si se logra) suele ser incompatible con la de los socios de proyecto, y se da sin, o casi sin, guías de procesos predefinidas, estándares o protocolos de intercambio. No hay una distribución formal de funciones y responsabilidades de las partes interesadas.


Nivel b de Madurez (Definido): la implementación del BIM es impulsada por la visión global de la alta dirección. La mayoría de los procesos y las políticas están bien documentadas, se reconoce las innovaciones del proceso y se identifica las oportunidades de negocio derivadas de BIM, pero aún no se explotan. El heroísmo BIM comienza a perder importancia a medida que aumenta la competencia; la productividad del personal sigue siendo impredecible. Se dispone de directrices básicas BIM, incluyendo manuales de capacitación, guías de flujo de trabajo y las normas de entrega BIM. Los requisitos de formación están bien definidos y, por lo general, se proporcionan sólo cuando es necesario. La colaboración con los socios del proyecto manifiesta signos de mutua confianza / respeto entre los participantes y sigue las guías de procesos predefinidos, normas y protocolos de intercambio. Se distribuye las responsabilidades y se mitiga los riesgos a través de medios contractuales.


Nivel c de Madurez (Gestionado): La visión de la implementación BIM se comunica y es entendida por la mayoría del personal. La estrategia de implementación BIM se combina con planes de acción detallados y sistemas de seguimiento. BIM es reconocido como una serie de cambios en la tecnología, los procesos y las políticas que deben ser gestionados sin obstaculizar la innovación. Se reconoce las oportunidades de negocios que surgen de BIM y se utilizan en las actividades de marketing. Se institucionaliza los roles BIM y los objetivos de desempeño son alcanzados de manera más consistente. Se adopta especificaciones de producto / servicio similares a las Especificaciones de Progresión del Modelo de AIA [6] o a los niveles de información de BIPS [7]. El modelado, la representación 2D, la cuantificación, las especificaciones y las propiedades analíticas de los modelos 3D son gestionadas a través de estándares detallados y de planes de calidad. Las responsabilidades, los riesgos y las recompensas de la colaboración se clarifican en las alianzas temporales de proyecto o en acuerdos a largo plazo.


Nivel d de Madurez (Integrado): la implementación BIM, sus requisitos y la innovación de procesos / productos están integrados en los canales organizativos, estratégicos, de gestión y de comunicación. Las oportunidades de negocios que surgen de BIM son parte de la ventaja competitiva del equipo, organización o equipo de proyecto, y se utilizan para atraer y mantener a los clientes. La selección e instalación de software se basan en objetivos estratégicos, no sólo en necesidades operacionales. A lo largo del proyecto, los entregables del modelo están bien sincronizados y estrechamente integrados en los procesos de la organización. El conocimiento se integra en los sistemas de la organización; el conocimiento almacenado es accesible y fácilmente recuperable [8]. Los roles BIM y los objetivos de competencia están imbuidos en la organización. La productividad es ahora consistente y predecible. Las normas BIM y las referencias de desempeño se incorporan a los sistemas de gestión de calidad y de mejora de rendimiento. La colaboración incluye a los cargos intermedios y se caracteriza por la implicación de los participantes principales en las fases iniciales del ciclo de vida del proyecto.


Nivel e de Madurez (Optimizada): Los participantes en la organización y en el proyecto han interiorizado la visión BIM y la están logrando de forma activa [9]. La estrategia de implementación BIM y sus efectos en los modelos de organización se revisan y realinean con las otras estrategias continuamente. Si se requiere introducir modificaciones en los procesos o en las políticas, dichas modificaciones son implementadas de forma proactiva. Se persigue soluciones innovadoras de productos / procesos y oportunidades de negocio y se plasman de forma inexorable. La selección / uso de herramientas de software se revisa continuamente para mejorar la productividad y alinearse con los objetivos estratégicos. Los entregables del modelado se revisan / optimizan periódicamente  para beneficiarse de nuevas funcionalidades del software y de sus extensiones disponibles. La optimización de los datos integrados, de los procesos y de los canales de comunicación es inexorable. Las responsabilidades, los riesgos y las recompensas de la colaboración son revisadas y  se realinean continuamente. Los modelos contractuales se modifican para alcanzar mejores prácticas y un mayor valor para todas las partes interesadas. Los objetivos de referencia son revisados de forma repetitiva para asegurar la mayor calidad posible en los procesos, productos y servicios.



El término ‘Madurez BIM’ se refiere a la calidad, a la “repetibilidad” y a los niveles de excelencia de los servicios BIM.

Ref:

https://www.bimthinkspace.com/2015/05/el-%C3%ADndice-de-madurez-bim.html





#vacaciones

104 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo